lunes, 1 de junio de 2009

Conferencia de Prensa + Nota de Agencia NAN: Sobre el Allanamiento a La Sala

Para ilustrar aun un poco mas lo sucedido el pasado 19 de mayo, publicamos dos materiales que vale la pena ver y leer..

1. El primero es la conferencia de prensa de miembros de la Huerta Orgazmika de Caballito y el Centro Cultural La Sala, que se dio hace una semana comentando todo lo sucedido incluyendo el accionar de la UCEP (Unidad de Control de Espacios Publicos: Organismo parapolicial creado por Macri para resolver
de forma mas expedita cualquier conflicto que tenga en espacios publicos - Si, los mismo patoteros que fueron a pegar a las personas que fueron a intentar evitar que arrasaran con la huerta). Relatos de los primeros minutos del desalojo. La ilegalidad del mismo comentada por nuestra abogada. Tambien la entrada de la policia al lugar por quien estaba en el La Sala en el momento que la policia irrumpe y esta embarazada de 6 meses. La palabra de miembros de otras organizaciones.






2. Y por ultimo, una nota publicada ayer, por la Agencia NAN sobre el allanamiento ilegal, la represion y la persecucion sufrida en el Centro Cultural La Sala, con testimonios de los ocurrido por integrantes de La Sala, y los pasos legales que seguiremos contra la Policia Federal.


Represión policial en un centro cultural porteño (otra vez)

Publicado originalmente por Agencia NAN, el domingo 31 de mayo de 2009.
http://agencianan.blogspot.com/2009/05/represion-policial-en-un-centro.html

Fotografía gentileza de Sandra Cartasso

Los participantes del Centro Cultural La Sala, cuyo trabajo está relacionado con el de la Huerta Orgázmica desalojada de Caballito, irán a la Justicia para denunciar la “represión policial” que acabó en “el ingreso sin orden de allanamiento, destrozos y detenciones sin motivos” a 21 personas, algunos miembros del proyecto cultural, otros periodistas y otros simples curiosos. Además, aseguran que en el ingreso de Infantería y la Federal al espacio, ocurrido hace poco más de una semana, “patearon hasta a una chica embarazada”. Los damnificados sostienen que se trata de una forma de combatir a “la cultura que no está mercantilizada, como quiere el PRO”.

Por Ailín Bullentini

Buenos Aires, mayo 31 (Agencia NAN-2009).‑ A casi 26 años del día en que la última dictadura militar abandonó el sillón presidencial que ocupó por más de un lustro, suceden cosas que, de un cachetazo, demuestran que algunas prácticas de aquellos tiempos siguen vigentes: cerca de 60 miembros de Infantería y la Policía Federal irrumpieron “sin orden de allanamiento” en el Centro Cultural La Sala, de Caballito, “revolvieron y rompieron, golpearon” a sus integrantes y a varios los mantuvieron detenidos. Poco más de una semana después, y luego de solicitar públicamente la renuncia del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, las víctimas de los ataques querellarán por “torturas” a la Policía Federal: "No vamos a dejar esto en manos del Poder Judicial. Queremos acusarlos de frente, sin intermediarios", explicó María Muñoz, la abogada que los guía a la hora de llevar la denuncia a los pasillos legales, ante la decisión de desistir a realizar una denuncia y mantener el tema en sus manos.

“Si nos quedamos en la denuncia, las cosas son mucho más lentas siempre. Y además nos arriesgamos a tener menor participación en el proceso. Con la querella somos nosotros, son las propias víctimas las que exigen a la Justicia que se mueva”, explicó Muñoz. En términos judiciales, mientras que una denuncia es el acto de notificar a la Justicia de la existencia de un delito, la querella es la solicitud formal para que se investigue, se conozca y se sanciones a los responsables de la comisión de ese delito.

Pero, ¿cuál? El martes 19 de mayo por la tarde, mientras efectivos de Infantería y de la Federal intentaban desbaratar, a los palazos, a un grupo de jóvenes que manifestaban su repudio al desalojo del terreno de la agrupación Huerta Orgázmica --realizado el día anterior por la Unidad de Cuidado del Espacio Público porteña (UCEP)-- manchando con bombas de pintura la fachada del CGP N° 6 de Caballito, otro grupo de uniformados llegaban al Centro Cultural La Sala -- emparentado con el espacio desalojado-- donde ingresaron, sin una orden judicial, para destruirlo y llevarse a varios de sus integrantes detenidos.

Son más de 40 testigos, entre las propias víctimas de la violencia policial, vecinos y personas que caminaban en ese momento por el lugar, los que fundamentarán la querella que los representantes del centro cultural presentarán ante la Justicia en contra de la Policía Federal por los destrozos que realizaron en la casa donde funciona el centro, los golpes y las amenazas que propiciaron a las personas que se encontraban allí adentro y el arresto de alguno de ellos y de personas que caminaban por la calle “que las detuvieron por tener pinta parecida a la nuestra”, comentó Julián Stoichkov, integrante de La Sala.

El operativo contó con cerca de 60 efectivos, entre uniformados y civiles, que llegaron en cuatro camiones de Infantería, cinco patrulleros y dos cuatriciclos. Los camiones cortaron el tránsito de Avellaneda, donde se ubica el centro cultural, entre Hidalgo y Onorio Pueyrredón, mientras que los efectivos que viajaban en ellos permanecieron en la calle, sirviendo de apoyo a los policías que se encargaron del trabajo más sucio.

En el Centro Cultural La Sala, que nació hace 10 años, funciona una biblioteca popular, talleres gratuitos de yoga, capoeira, portugués, plantas medicinales, compostura y confección de calzado y serigrafía; y al menos cuatro cooperativas --de venta de artículos de limpieza, imprenta, fotoduplicadora y serigrafía-- con las que sobreviven unas 20 personas y sus familias: “No es una vivienda. A veces se quedan chicos a pasar la noche, pero no es la casa de nadie”, comentó Julián.

Instantáneas de la represión

“Sentimos las patadas en la puerta. Le dieron tan duro que la abrieron”, explicó Federico Keitelman a pocas horas de la irrupción policial en el centro. No despegaba la vista de la puerta rota, no pestañeaba. Recordaba que mientras algunos de los chicos y chicas recibieron con las manos en alto a los efectivos, otros huyeron hacia la terraza, por miedo. “Una de las chicas que subió está embarazada y no quería que le pegaran”, justificó, sin necesidad de hacerlo.

En simultáneo a los golpes a la puerta, otros policías “amedrentaron al vecino diciéndole que había delincuentes muy peligrosos en las cercanías. Subieron hasta su terraza y de ahí a la de La Sala”, apuntó Julián, que aseguró una y otra vez que la actitud de los integrantes del centro fue pasiva. “No les importó. Los obligaron a tirarse al suelo y ahí los patearon, incluso a la chica embarazada”. Martín, su compañero, terminó tres días internado por intentar defenderla: “Lo llevaron y en la comisaría empezó a orinar sangre. Lo llevaron al Durand. Tenía los riñones destrozados de las patadas que le dieron”, agregó Stoichkov.

Los golpes y los arrestos también sucedieron fuera del centro, en las calles aledañas. “Había un montón de cana. Los perseguían y los agarraban como si estuvieran cazándolos”, deslizó Ignacio Nardín, un adolescente que espectó todo desde el balcón del departamento donde vive, frente a La Sala. Julián utilizó la misma metáfora: “Fue una cacería. Se llevaron a 15 integrantes detenidos. A la mayoría los agarraron adentro, a otros en la calle, mientras intentaban escapar”.

Finalmente, la lista de detenidos ascendió a 21, entre los que figuraron un periodista de FM La Tribu, un joven de otro centro cultural porteño y que estaba filmando el operativo, un muchacho que volvía de jugar a la pelota con amigos y a una chica que intentaba asistir a uno de los integrantes de La Sala desmayado.

Sobre el asfalto quedó tirado varios minutos Héctor Mendizábal, inconsciente. La tarde anterior había participado de las actividades que se llevaron a cabo en repudio por el desalojo a la Huerta Orgázmika, un proyecto del que participaban algunos miembros de La Sala, en Rojas y Bacacay, a unas 15 cuadras del centro.

Héctor se desvaneció producto de la asfixia que le provocó el precinto de seguridad que los policías le colocaron en el cuello. “Como faltaban esposas a muchos chicos los maniataban con cables y precintos de plástico. A Héctor le pusieron uno en el cuello, con el que sostenían un palo que le atravesaron en la nuca, del que lo arrastraban. Lo ahogaron. En el hospital constataron las marcas que el precinto le dejó”, figuró Julián. Tras ser asistido en el Durand, fue trasladado a la comisaría 11° con los demás detenidos, por el delito de “atentado y resistencia a la autoridad, daños y lesiones”. Todos fueron liberados en el día.

Un modus operandi conocido

La violencia propiciada por las fuerzas de seguridad estatales esa tarde, y que conforman la querella por torturas, no se termina en los golpes, las detenciones y el ingreso de prepo y sin orden judicial al centro cultural. A todo aquello hay que sumarle los destrozos a la biblioteca popular que funciona en La Sala y el robo de dos cámaras fotográficas y una mochila. A la distancia, Julián analiza los hechos junto con el desalojo a la Huerta Orgázmica y a otros operativos similares que tuvieron lugar desde que Macri asumió como jefe de gobierno Porteño: “Las medidas que tomó y toma el gobierno de Macri son un mensaje claro e indudable a las personas, en su mayoría jóvenes, que participan en proyectos como la huerta o el centro. Que se realicen actividades gratuitas y que se mantengan proyectos de manera autogestionada es algo que no cabe dentro del sistema de cultura mercantilizada que propone la gestión PRO. El gobierno no ve razón de que algo exista si no da rédito”, opinó.

La querella, elaborada con la colaboración de la Coordinadora contra la Represión Policial (Correpi) llega luego de una movilización que los integrantes, junto con organizaciones de Derechos Humanos --Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y la Asociación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, entre otras-- y otros centros culturales porteños hicieron frente al Ministerio de Ambiente y Espacio Público el día después de los destrozos. Al cabo de la manifestación, realizaron una conferencia de prensa orientada principalmente a denunciar a la UCEP, fuerza que el Gobierno utiliza para aplicar los desalojos en el territorio y que actuó en el de la huerta, “y repudiar el accionar patotero de sus miembros”, remarcó Muñoz.

Además, obtuvieron el apoyo de algunos legisladores porteños como Liliana Parada (Igualdad Social), que se presentó en la comisaría 11º para exigir la liberación de los detenidos y exigió ante la Legislatura porteña la interpelación del subsecretario de Espacio Público porteño, Eduardo Villar, para que dé explicaciones por el accionar de la UCEP en el desalojo de la huerta. En un comunicado, denunció que “detuvieron a gente que se encontraba a diez cuadras de los hechos y sin orden judicial, rompieron la puerta de un lugar privado”.

"Nadie sabe contestar sobre las facultades que tiene la UCEP. Este tipo nunca aparece cuando se le pregunta por esa patota, cosa que está dentro de sus responsabilidades. Esto demuestra que se trata de una fuerza parapolicial que responde a gente más poderosa que este funcionario", disparó Muñoz.

Que a las fuerzas de seguridad estatales no les tiemble la mano a la hora de utilizar los mismos mecanismos que aplicaban las fuerzas militares en la última dictadura sólo se entiende evaluando los resultados: el miedo se apoderó de La Sala, se siente en el aire, vuelve pesado el ambiente. La abogada de los jóvenes aseguró que “el hostigamiento es permanente" y los chicos temen al desalojo del lugar más que a nada. No están jugando limpio en ninguna parte de la ciudad. Y tampoco se mueven con argumentos coherentes. No les interesa demasiado justificar lo que hacen. “Si desalojaron la huerta con excusa tonta del dengue, que además no es verdadera, ¿por qué se van a preocupar por encontrar una razón así de tonta para hacer lo mismo con La Sala?”, se preguntó Julián.

La semana pasada recibieron un llamado anónimo de alguien que los alertaba de un nuevo allanamiento. Frente a la duda, acamparon en el lugar. Muchos compañeros de otros espacios se acercaron a expresar su solidaridad. En tanto, se pusieron en campaña para que un escribano público se acerque al lugar y constate en actas el estado del centro y de los bienes que hay ahí adentro. "El miedo es a que la policía se meta de civil y haga cualquier cosa. Que planten armas, explosivos, que sigan lastimando a personas porque sí", recalcó Muñoz.

14 comentarios:

  1. Muy buen artículo. Muy ilustrativo y bien detallado.. tiene info que mucha gente no sabía.
    Fuerza Huerterxs! no estan solxs!

    ResponderEliminar
  2. me interesa mucho saber en que sigue todo!

    aguante la huerta!

    ResponderEliminar
  3. INCREIBLE!!!

    HOLA YO SOY ESTUDIANTE DE LETRAS EN PUAN

    HAY CHICOS DESAPARECIDOS Y
    NO LO PASA EN LA TELE EN NINGUN LADO

    LAS COSAS SE ESTAN PONIENDO MUY DIFICILES
    Y MAÑANA LE PUEDE TOCAR A CUALQUIERA!
    TENEMOS Q UNIRNOS NO COMO PARTIDO SI NO COMO
    CIUDADANOS , ¡!BASTA DE BANDERAS!!


    VAN A IR PRESOS, LA PATOTA DE LA UCEP Y EL
    DELICUENTE DE IAMBRICH !!!LA POLICIA CORRUPTA
    TODOS LOS DELINCUENTES

    LOS ESTUDIANTES , JOVENES ,MAESTROS ,ARTISTAS,
    TRABAJADORES , DECIMOS BASTA!!

    !!NO VAMOS A PERMITIR PATOTEROS NI DELINCUENTES !!

    UN ABRAZO A TODOS LOS
    QUE NO TEMEN Y LUCHAN POR UN PAIS MEJOR!!.

    ResponderEliminar
  4. que asco leer todo eso gente...
    mucha fuerza alla... desde aca estamos pensando mucho en usteds y intentando hacer algo.

    abrazos

    ResponderEliminar
  5. Bueno, desde mi lugar les ofrezco toda la ayuda que necesiten para difundir lo que necesiten por internet, hacer paginas, si quieren crear algo y se les ocurre se los puedo alojar gratuitamente.
    Mi mail: hernol@gmail.com

    Saludos, sigan posteando para saber como sigue esto.

    ResponderEliminar
  6. compañerxs, desde el colectivo del q formo parte, escribimos esta breve nota, a la q más abajo les dejo el link; no intenta ser más q una reflexión (pero también una apuesta contrra ella, es claro) en torno a la problemática securitaria, sobre todo, y cómo opera ésta sobre experiencias como la de uds., las asambleas y demás

    espero les guste y nos estamos viendo

    ResponderEliminar
  7. perdón, olvidé el link, auqnue con el url de nuestra página era suficiente...

    http://nodamoscatedra.blogspot.com/2009/06/la-ciudad-enferma-el-mundo-inmovil.html

    ResponderEliminar
  8. Hola soy vecina de caballito.Queria decirles que me siento absolutamente orgullosa de uds.

    Celeste

    ResponderEliminar
  9. http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-126031-2009-06-03.html

    ResponderEliminar
  10. Hola muchachos!. Estoy indignado como tantos otros porteños... Participo en el grupo de musica Buenos Aires Negro, y si se les ocurre en que podamos ayudar, ahi estaremos. Abrazo y mucha fuerza.
    Cachin.

    ResponderEliminar
  11. Me olvidaba, les dejo un mail de contacto. cachin22@hotmail.com

    ResponderEliminar
  12. mañana les caigo con 30 plantines de talas!
    hagan lugar!

    ResponderEliminar
  13. chicos,
    ayer a la tarde antes que se haga la fiesta de macri en la nueve de julio, vi gente acampando a pocos metros de la rosada. por favor, quien esa pobre gente que vive ahi y nadie los ayuda ni les da bola.
    disculpen, pero me quede colgada de eso que vi y que no sale en ningun lado.uds que andan por todas partes... no me contarian?
    los quiero mucho
    cassandra

    ResponderEliminar
  14. Visiten este Blog por favor.

    http://defensaculturabsas.blogspot.com/

    les mande un mail explicandolo

    defensa.cultura.bsas@gmail.com

    Saludos

    ResponderEliminar